Palabras de Nuestro Alcalde

alcalde

 

Queridos hermanos:

Aprovecho la oportunidad que me brindan estas líneas para daros mi más sincera felicitación y enhorabuena por vuestro 50 aniversario de Fundación.

Gracias por llevar medio siglo haciendo que retumben en las distintas calles de El Puerto las pisadas de vuestros costaleros, bajo los pasos de la Sagrada Oración de Nuestro Señor Jesucristo en el Huerto y María Santísima de Gracia y Esperanza. Titulares que engalanáis año tras año para que luzcan con bella estampa y que son testigo de la tradición heredada de aquellos que nos precedieron, reflejando en su rostro lo que es la Semana Santa para un pueblo que la ha vivido siempre, adecuándose a los tiempos que corren, pero sin perder su razón de ser y sus señas de identidad.

Gracias por enseñarnos desde aquella primera salida en la Semana Santa de El Puerto del año 1961, cómo se debe vivir la fe cristiana que arranca de la Cruz donde muere Cristo. Pero sobre todo enhorabuena por haberlo hecho de forma constante y sincera. No sólo cuando os vestís con túnica blanca y capirote y capa azules, sino cada vez que os reunís para afianzar vuestra obra sembrada con paciencia y mimo en todos y cada uno de los recovecos de la ciudad.

Porque sois miembros de una Iglesia que avanza día a día por conseguir un mundo más justo y humano, y porque lo hacéis sin pedir nada a cambio, simplemente porque vuestra fe y solidaridad están perpetuadas a fuego en vuestros poros.

Como alcalde de El Puerto de Santa María, y como antiguo costalero de esta hermandad portuense, con el vivo recuerdo de haber pertenecido a vuestra cuadrilla, me siecartanto orgulloso de vuestros logros y quiero mostraros el apoyo incondicional de vuestro Ayuntamiento para que sigáis irradiando fe y amor al prójimo.

Porque soy de los que piensan que el verdadero patrimonio de las hermandades y cofradías, no son sólo las piezas artísticas de valor o los espléndidos bordados, sino las personas que la componen y nuestra ciudad tiene un importante capital humano del que todos los portuenses debemos sentirnos orgullosos.

Mis mejores deseos en estas bodas de oro y que vuestro camino y obra sigan creciendo entre nosotros.

Que nuestro Señor Jesucristo Orando en el Huerto y María Santísima de Gracia y Esperanza nos guíen en el camino.

ENRIQUE MORESCO GARCÍA