Un pregón escrito con el corazón para El Puerto Cofrade.

                   Pues como todo llega, todo pasa, pero algunas veces el pasado se nos hace presente y futuro, porque lo bueno, lo recordamos  una y otra vez más, para no olvidarnos de lo disfrutamos y vivimos. Y esto es lo que nos sucederá con el pregón que D. Jesús Andrade García, nos ofreció y nos regaló, ayer Domingo de Pasión en el Pedro Muñoz Seca, en un teatro abarrotado hasta la bandera.

                   Su presentador D. José Antonio Zarra, amigo, en lo personal y en lo cofrade, músico de Maestro Dueñas, nos hizo un esbozo de la vida cofrade y personal del pregonero, pudiendo ya vislumbrar de lo que iba a suceder.

                   Tomo el atril y la palabra nuestro pregonero, para agradecer a una persona que fue muy especial en su vida, el que lo formó académicamente, diciendo que gracias a el “hoy he podido escribir este pregón”, a su amigo y profesor de la infancia D. Antonio Velázquez, quien años más tarde fue su capataz, siendo costalero del Stmo. Cristo de la Veracruz. Sería este uno de los primero capítulos del pregón, ya que sería bajo las trabajaderas de ese Crucificado, donde nuestro pregonero debuto como costalero.

                   Andrades, que desde el primer momento se entrego en cuerpo y alma a los cofrades allí reunidos, dijo: “Este es un pregón para y por el Puerto”. Y así fue desde el inicio, porque sus primeros versos fueron para encomendarse a Nuestra Señora de los Milagros, nuestra Patrona, sonando en honor a Ella, los “Gozos a la Santísima Virgen”.

                   Y siguió encomendándose con uno emotivos versos hechos oración, a nuestro Señor del Huerto, al Señor Orante de El Puerto, al Señor del Miércoles Santo. Y es que, sería ésta su primera Hermandad, donde salió por primera vez en la pavera,  luego como Hermano de luz, continuó como Hermano costalero, y ahora el Señor quiso, que fuera su capataz. Y dejo claro, que esta Hermandad ha sido, y nunca lo olvidará,  la que lo recogió y le dio refugio, cuando más lo necesitaba. Y no podemos pasar por alto, cuando Maestro Dueñas interpretó un trocito de “Alma de Dios”, de la madre y maestra de las Agrupaciones Musicales; Santa María Magdalena de Arahal.

                   Otro de los momentos más álgidos y sublimes del Pregón, fue cuando Andrades, dijo que tenía tres madres, la que le dio la vida; su madre Isabel, la Esperanza de Triana, y su amantísima Virgen de la Amargura, su luz y su guía, y es que le susurró al odio: “te hablo como si estuvieras aquí delante”, a la morena de San Joaquín, a la Titular de la Hermandad de la Flagelación, a la Reina del la Calle Cielos del Domingo de Ramos, y fue hablándole, alabándola, a los sones de la marcha “Mi Amargura”, finalizando estos versos dedicados a Ella, con una gran petalada que el pregonero le ofreció, y que cayó sobre las tablas del Pedro Muñoz Seca, diciéndole a la Amargura, que siempre siempre: “los Domingos de Ramos te los dedicaré a ti”, poniendo al público de pie, con una gran ovación.

                   Y es que el pregón de Jesús Andrades, recorrió cada rincón de nuestro Puerto cofrade, nombrando a cada una de nuestras Hermandades y a las nuevas Asociaciones Parroquiales, la música también estuvo presente, -ya que el comenzó en este mundo, con un tambor-, que por cierto adornaba el escenario, tuvo un emotivo recuerdo hacia su abuelo Pepe, y para el recientemente fallecido saetero Paco Azotea, para el mundo marinero, para esta sociedad que tanto critica a la Iglesia, instó a una pronta coronación canoníca de Nuestra Señora de la Soledad.

                   Y termino su pregón, pidiendo que se abrieran las puertas de todos los templos Portuenses, para que la primavera hecha cofradías saliera de ellos, y cantando a los preparativos que nos llevará a una nueva Semana Santa, volviendo a recitar versos dedicado al Señor del Huerto y a María Santísima de la Amargura, poniendo una vez más al respetable en pie.

                   Un pregón, para y por los cofrades el Puerto, el que nos ofreció nuestro Hermano Jesús Andrades, que se dejo el alama en ello, y que todos los que allí nos congregamos disfrutamos a lo grande. Una vez más y desde estas líneas, ¡ENHORABUENA JESÚS, ENHORBUENA PREGONERO!, porque saliste por la puerta grande.

FOTOGRAFÍAS: Andaluciainformación y Pedro Tomás Tur.

 

Los comentarios están deshabilitados.