El Puerto brillo bajo ocho Estrellas Marianas.

                Ayer sábado 10 de agosto, se celebró en nuestra ciudad la Solemne Eucaristía Pontifical con motivo de la Asunción de la Stma. Virgen, en el marco de los actos extraordinarios organizados con motivo del Año de la Fe. Para ello, nuestra Titular, María Stma. de Gracia y Esperanza, procesionó por la calles de El Puerto hasta llegar a la Plaza Isaac Peral, donde tuvo lugar este emotivo acto. A su llegada, el paso de nuestra Titular se ubicó frente a la fachada del antiguo Ayuntamiento para presidir, junto a otras advocaciones marianas portuenses, esta solemne Eucaristía. A su vez, una vez concluida la Eucaristía, nuestra Madre de Gracia y Esperanza retornó hacia la Iglesia Mayor Prioral, transcurriendo el cortejo por el barrio conocido como “Los Cántaros”, enclave característico de nuestra Hermandad cada Miércoles Santo.

Salida                Así, a las 19:45 horas, las puertas de la Iglesia Mayor Prioral se abrieron para abrir paso al cortejo que acompañaría a María Santísima de Gracia y Esperanza. Abundante público aguardaba en la plaza la salida de nuestra Madre, ilusionado por esta vez sí poder ver a la Virgen pasear por las calles de El Puerto, tras la suspensión por lluvia de la salida procesional el pasado Miércoles Santo. El exorno floral del paso se componía de rosas color marfil, gladiolos y liliúm, conjunto que realzaba la belleza de nuestra Madre en un día tan especial para la Hermandad y todos los cofrades portuenses. El paso de palio de María Santísima iba precedido de dos tramos de cirios portados por un gran número de niños y jóvenes, lo que muestra el ilusionante futuro que nuestra Hermandad tiene por delante gracias a la fe y devoción de nuestros hermanos de menor edad. Tras el cuerpo de acólitos y la presidencia apareció ya por el dintel de la Prioral el paso de palio de María Santísima, que con gran solemnidad se dispuso a bajar la rampa y revirar hacia la Plaza Juan Gavala. Instantes antes, aún en el interior del templo, el palio de María Santísima se giraba levemente hacia Nuestro Señor Jesucristo Orando en el Huerto. Gran simbolismo el de este momento en el que Nuestra Madre, primera creyente de la historia, se despedía de su Hijo justo antes de pasear por El Puerto para repartir Esperanza por sus calles.

Pavera                Seguidamente, el cortejo transcurrió por las calles Luna y Nevería, hasta llegar a la citada Plaza Isaac Peral donde tendría lugar la Eucaristía. El palio se ubicó entre los pasos de Ntra. Sra. de Soledad y María Santísima de la Amargura, que habían llegado a la plaza instantes antes. También presidían este magnífico altar las imágenes de Ntra. Sra. del Rocío, Ntra. Sra. del Carmen, Ntra. Sra. de los Dolores de San Francisco y Ntra. Sra. del Desconsuelo. Por último, hizo su llegada al altar Ntra. Señora de los Milagros, Patrona y Alcaldesa Perpetua de El Puerto. El paso se ubicó en el centro del altar, para presidir, junto al resto de advocaciones, este extraordinario acto litúrgico. La Eucaristía estuvo presidida por el Excmo. y Rvdmo. Sr. D. José Mazuelos, Obispo de Asidonia-Jerez, que ante una plaza abarrotada de fieles proclamó la grandeza de María Santísima como pilar fundamental de la Iglesia y Madre de todos los creyentes. 

Collage

Preal2               Una vez finalizada la liturgia, los pasos de las distintas advocaciones comenzaron a abandonar la plaza en dirección a sus respectivos templos. La banda de música Virgen de las Mercedes esperaba en los aledaños de la plaza para acompañar a María Santísima de Gracia y Esperanza por las calles de la ciudad de vuelta a su sede canónica. Con los sones de las primeras marchas, la cuadrilla de costaleros comenzó su andar al amparo de nuestra Madre. La cuadrilla del Paso de Misterio, también pudo portar a Su amantísima Titular en varios puntos del recorrido, viviéndose momentos de gran emoción. Asimismo, su equipo de capataces y contraguías también participó en esta histórica noche.

Peral                Un gran número de Hermanos del Huerto acompañaban a su Titular en un recorrido con numeroso público, especialmente en la calle Curva y Plaza de la Cárcel. Allí, como es tradición, los Hermanos vivieron uno de los momentos más especiales de la noche. Este barrio lleva décadas acogiendo la fe de los Hermanos del Huerto, que en estas calles rezan a su Madre de Gracia y Esperanza mientras contemplan la excelsa belleza de su rostro. El paso de la cofradía por este barrio es el punto de unión de Hermanos de muchas generaciones y resume nuestra razón de ser como Hermandad: la oración en comunión ante nuestros Titulares. Así, a los sones de la marcha Rocío, María Santísima inundó de Gracia y Esperanza cada rincón de este simbólico enclave para la Hermandad.

                El cortejo y el paso de palio de María Santísima llegaron a la Plaza de España sobre las 2.30 horas. Al compás de la marcha “Y en Triana La O” como broche final, el paso de palio entró en el sagrado templo, para una vez rezadas las oraciones finales, recogerse en su capilla hasta el próximo Miércoles Santo.

                La Junta de Gobierno de la Hermandad quiere felicitar al Consejo Local de Hermandades y Cofradías, así como a las Hermandades y Parroquias que han hecho posible este histórico momento. A su vez, quiere agradecer a los Hermanos del Huerto su acompañamiento y oración durante esta noche tan especial para la Hermandad.

 José A. Ortega Romero

Los comentarios están deshabilitados.