El Puerto se quedó huérfano el Miércoles Santo.

                               Como ocurriera en 2.008, la Junta de Gobierno de esta Hermandad, tuvo que tomar una de las decisiones más difíciles y complicadas, la de suspender la estación de penitencia. Tras reunirse en dos ocasiones el Cabildo de Oficiales y barajar los partes meteorológicos que se daban desde la Base Naval de Rota, nada halagüeños, ya que la posibilidad de lluvia durante el recorrido procesional era bastante alta, se tomó la dura pero acertada decisión de no realizar la Estación de Penitencia.

                               Tras el rezo de oraciones por parte del Director Espiritual, el Hermano Mayor D. José Luís Navarro Cárave, se dirigió a los Hermanos del Huerto, para comunicar esta dura decisión, pero a la vez acertada, ya que no solo hay que mirar por el patrimonio artístico, si no también por la seguridad de todos nuestros Hermanos, sobre todo por la cantidad de niños que procesionan el Miércoles Santo.

                               Las puertas del templo se abrieron,  y durante el tiempo que permanecieron abiertas fueron muchísimos los cofrades y fieles que se acercaron a ver al Señor del Huerto y a María Santísima de Gracia y Esperanza, al mismo tiempo que daban muestras de apoyo a la Junta de Gobierno, por la decisión tomada.

Fotografías: Cristobal Bernal Coello

Titulares

Los comentarios están deshabilitados.